13/07/2023 14:09 Hs.
ENTREVISTAS EN LN1
Marcelo Ramal de Política Obrera: “Algunas denuncias han colocado a Javier Milei como el Maratea de la política”

El economista Marcelo Ramal se presenta como precandidato a presidente por el partido Política Obrera. El dirigente analizó la coyuntura política actual y dio su mirada sobre el surgimiento de Javier Milei, "un hombre que ha obtenido un gran provecho personal al armar un sistema de franquicias electorales con su imagen". Además, FMI, Massa, Kicillof, y las diferencias entre su espacio y el Frente de Izquierda. Sobre el pago al Fondo expresó: “La Argentina es un deudor de tarjeta de crédito que solo paga el mínimo”.

A- A A+

Por Ramiro Pablo Gómez - Twitter

Las PASO se acercan y desde LaNoticia1.com hablamos con Marcelo Ramal, precandidato a presidente de Política Obrera. En la Provincia de Buenos Aires competirá en al menos 40 municipios.

“Si Sergio Massa paga la deuda se va a sacar el Fondo de encima, pero lo va a tirar encima nuestro”, alertó Ramal.

Su mirada aguda no escapó a las críticas sobre el  FITU: “Hay una gran crisis política en la izquierda”.

ENTREVISTA COMPLETA

- Estamos cerca de las PASO, que es como una precalificación para las elecciones generales. ¿Por qué considerás que la sociedad debería votar a tu espacio, Política Obrera?

Porque Política Obrera es el único espacio de los que se están postulando en estas elecciones que presenta en toda su dimensión la crisis de la organización social capitalista en Argentina y en el mundo y plantea frente a esa realidad la necesidad de una salida independiente de los trabajadores y de carácter socialista.

- ¿Cómo le explicás al votante qué es una perspectiva socialista?

Una perspectiva socialista es en primer lugar explicar adónde va el mundo y adónde va la Argentina, con una orientación de carácter capitalista. Es decir, a la precarización laboral, la miseria social, el drama de la guerra, hoy planteado tan crudamente, a escala internacional. Oponerle a eso la dirección del proceso social y económico por parte de la mayoría que trabaja. Ese es el punto de partida para un encaminamiento de carácter socialista. Esto lo vamos a explicar en distintos aspectos de nuestra lucha política durante las elecciones.

- Hay algunas ideas que plantean que la izquierda y derecha ya no va más como categorías explicativas de la "realidad", sino que es Pueblo versus Corporaciones. ¿Vos qué opinas de esto?

Es una manera amañada de intentar disolver lo que constituyen las diferencias sociales y de clase en la lucha política. Cuando hablamos de pueblo versus corporaciones, estamos ignorando y omitiendo que las corporaciones actúan a través de un Estado, de un denso aparato de mediaciones de carácter político, sindical, educativo, incluso cultural, judicial, militar, que constituyen todo el aparato de dominación estatal contra la clase obrera.

Sin una lucha política contra ese Estado, es decir, sin desarrollar un partido, los trabajadores no tienen un horizonte en la lucha contra las corporaciones capitalistas y luego, contra sus agentes políticos. Este es el sentido de nuestra actuación política. En las elecciones o fuera de ellas. Si fuera así, Pueblo versus Corporaciones, nos limitaríamos a impulsar conflictos sindicales y a apoyar a los trabajadores cuando desenvuelven alguna lucha.

- La sociedad está viviendo una prolongada crisis económica, social cultural y de representación hace varios años. Se supone, desde la Izquierda, que esos momentos son propicios para que el votante se vuelque a propuestas “más de izquierda”. Sin embargo, pasa lo contrario y emerge una figura como Millei que es de derecha, que gana muchos puntos y esto lo digo sabiendo que la izquierda ha crecido en algunos lugares como Jujuy, pero a Milei las encuestan le dan 15% o 20% puntos. En síntesis, ¿Por qué la sociedad se va hacia la derecha y no hacia la izquierda?

Te voy precisando algunas cosas a mi parecer. La sociedad no padece una crisis de representación. Una crisis de representación es que las fuerzas sociales que actúan en un determinado momento no encuentran una representación adecuada. Entonces otros tienen que ser representados. Acá hay otra cosa. Los representantes genuinos de las clases sociales que gobiernan han llevado al país a la hecatombe. Entonces hay una crisis de orientación política, económica y social. El problema no es quién representa a cierta clase social, sino esa clase social, es decir, la clase capitalista. Esto es lo que tenemos que colocar en primer lugar.

Luego, el segundo problema. Lo que vos decías, el surgimiento de Milei, ahora se está transformando en el hundimiento de Milei. Algunas denuncias lo han colocado ya como una especie de Santiago Maratea de la política, es decir, un hombre que ha obtenido un gran provecho personal al armar un sistema de franquicias electorales con su imagen. Y en las encuestas se está derrumbando. Esto, lo que refleja, es la volatilidad de ese supuesto giro a la derecha. No es un fenómeno solo de Milei o de Argentina, es un fenómeno mundial. Lo que uno ve en los procesos electorales y políticos es una enorme fluctuación de la voluntad política, es decir, una gran volatilidad que está reflejando una búsqueda, a veces desesperada de las masas en torno de una orientación política, de derecha a izquierda y viceversa. Elecciones donde han ganado partidos que se reivindican de izquierda o se han puesto de izquierda en el continente, en otros lugares donde existía esa realidad, se gira bruscamente a la derecha. Entonces, esta volatilidad habla de una crisis política de gran alcance, a la cual, y en esto sí, por supuesto, hay que señalar, la izquierda existente no le ha podido dar una respuesta.

La izquierda, considerada en un plano mundial, actúa como un cortejante o segundo violín del orden político existente. Frente a la guerra que existe hoy, la mayoría de la izquierda europea está en el campo de la OTAN, con el pretexto de que representaría el campo democrático frente al carácter, si se quiere, autoritario de la oligarquía rusa encarnada en la figura de Putin. Entonces, indudablemente hay una gran crisis política en la izquierda, que ha abandonado sus objetivos estratégicos, y esto, forma parte de una crisis de dirección y orientación política en las masas, que es lo que debe ser abordado y que es la cuestión que concentra los principales esfuerzos de nuestra corriente, de Política Obrera.

- Ustedes como Política Obrera van por fuera del Frente de Izquierda, que los componen entre otros el MST, el PO. ¿Qué pensas del FITU, cómo está hoy consolidado y por qué ustedes están afuera?

Creo que lo que está consolidado del Frente de Izquierda es un importante retroceso. Hoy juega evidentemente un papel como factor político, cuando lo confrontas con la enorme crisis social, política, económica del país, la izquierda no es un factor político. Es una izquierda que se ha ido acomodando a un papel de acompañante parlamentario de los vaivenes del proceso político. No tiene esta caracterización, ni una acción política, ni una propaganda acorde a este escenario catastrófico que yo te reflejaba antes en relación al devenir del capitalismo, no se la visualiza como una corriente que lleva adelante una agitación de carácter socialista. Más bien, lo que vemos hoy es una suerte de riña de cargos electorales, se han agrupado en dos listas, sin principios políticos claros. Bueno, nosotros nos hemos apartado de ese tipo de acción política. Ya la combatimos cuando formamos parte del Partido Obrero y por ese motivo fuimos excluidos de él.

- En términos nacionales el precandidato de Unión por la Patria, Sergio Massa, dijo que quiere pagarle al FMI para sacárselo de encima, ¿esto es posible?

Se va a sacar el Fondo de encima, pero lo va a tirar encima nuestro. Si le paga la gigantesca deuda, o se la va pagando, va a ser a costa de una devaluación, de nuevos ataques a las jubilaciones, eso es lo que se deduce de esa declaración. Es decir, la decisión de pagarle al fondo, que se presenta como un acto soberano, coloca en perspectiva una gigantesca complicación social.

- El actual gobernador bonaerense, Axel Kicillof, ya se lanzó a la reelección y una de las frases de campaña es que la sociedad va a tener que optar entre la “derecha o los derechos”. ¿Vos ves diferencias entre un gobierno de Unión con la Patria y uno de Juntos con el cambio?

Esa frase de Kicillof es probablemente el principal argumento de campaña, es decir, colocar o polarizar con Bullrich y Larreta en torno de lo que el oficialismo actual pensaría como una defensa de derechos. Aquí hay que ser claro, la perspectiva de seguir con el FMI y pagar una deuda de 550.000 millones de dólares es incompatible con los derechos laborales, sociales y gubernamentales.

- ¿Hay experiencias en el mundo de países que hayan decidido no pagar la deuda con el FMI?

Bueno, defaults y cesación de pagos ha habido en múltiples circunstancias de la historia. Sobre el tema del no pago, de no pagar la deuda, hay también acá una mistificación, porque Argentina no está pagando la deuda. Las deudas de los países emergentes con el sistema financiero internacional son impagables. El mundo está en una suerte de cesación de pago no declarada. Hay decenas de países que están en una condición parecida a la de la Argentina. Los acreedores lo saben. Lo único que se está discutiendo acá es sostener la ficción de una suerte de integración al mundo, entre comillas, con el único motivo de condicionar en forma vitalicia la política económica de un país. Esto es lo que se quiere en Argentina. La Argentina es un deudor de tarjeta de crédito que solo paga el pago mínimo y va acumulando una montaña de intereses sobre la deuda que lleva con la complacencia del banco acreedor.

Si Argentina refrenda este compromiso usurario vamos a una catástrofe social. Vamos a una juventud que va a pasar sus horas revolviendo los tachos de basura en la calle. Entonces, nosotros intervenimos en la campaña electoral para explicar estas cosas, no para levantar eslogan vacío.

- En la Provincia de Buenos Aires ustedes llevan la fórmula Pablo Busch y Eva Gutiérrez ¿Cuál es la expectativa que tienen para estas PASO?

Es una fórmula integrada por dos destacados luchadores. Pablo es obrero de la industria de la alimentación, delegado de la oposición antiburocrática en su fábrica y en su gremio, Eva, tiene una larga trayectoria como luchadora y organizadora en el sindicato de comercio y también en la salud como enfermera y más recientemente como luchadora del movimiento desocupados.

- ¿En cuántos municipios de la Provincia tiene representación Política Obrera?

Política Obrera se presenta en alrededor de 40 municipios, pero que representan más del 80% del padrón electoral de la provincia. Estoy hablando de todo el conurbano y las grandes ciudades del interior de la provincia. Es decir, el conurbano y las grandes ciudades del interior. Bahia Blanca, Mar del Plata, Pergamino.

- ¿Hay posibilidades, no para estas elecciones obviamente, pero hay chances que ustedes vuelvan a integrar el Frente de Izquierda?

Lo que hay que ver hoy son las perspectivas políticas de una fuerza y de otra, que claramente difieren en su perspectiva política los principios que levantan, el abordaje de la crisis actual. Entonces esto es lo que hay que ver y nos interesa mucho que quienes han votado en el pasado al Partido Obrero o al Frente de Izquierda buscando una impronta socialista y autónoma, vean que esa realidad hoy está presente en Política Obrera

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Marcelo Ramal, precandidato a presidente de Política Obrera